Comunión con Jesucristo a Través del Estudio de la Palabra y la Oración

12/05/2021

Buscar el Bien de los Demás


Busquemos el Bien de Todos   1 Corintios 10:24 Ninguno busque su propio bien, sino el del otro. Filipenses 2:4 no mirando cada uno por lo ...

Busquemos el Bien de Todos 

1 Corintios 10:24

Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

Filipenses 2:4

no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.

Gálatas 6:2

Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo.

1 Tesalonicenses 5:11

Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.

2 Corintios 13:11

Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.

Efesios 4:29

No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

Romanos 15:2

Cada uno debe agradar al prójimo para su bien, con el fin de edificarnos.

Romanos 14:13

Por tanto, dejemos de juzgarnos unos a otros. Más bien, propónganse no poner tropiezos ni obstáculos al hermano.

No Seamos Cangrejos

No hay duda que en cualquier lugar y en muchas partes del mundo hay personas como los cangrejos, es decir; no dejan que los demás crezcan o salgan adelante, derrumban o tiran al fondo para que los otros no avancen, son una amenaza, no ayudan, no son de bendición, no se alegran del bienestar o progreso de los demás, critican, señalan, condenan, juzgan, reprochan, envidian, se comparan con los demás, no apoyan, no animan, no estimulan, no fortalecen,  y muchos menos edifican para el bien de los demás.

En este sentido, todos hemos sido o en algunas ocasiones sin querer como los cangrejos, y la única esperanza que hay para aquellos que son o que somos como estos animales, es olvidarnos de sí mismo, buscando la posibilidad de ayudar o empujar a los demás con un poco de ánimo y al hacerlo, nos sentiremos mejor y haremos que los demás también se sientan.

En resumen, ¿eres o no cangrejo?, dejemos de paralizar, desanimar, desalentar, destruir, reprochar, señalar, criticar, condenar y ver siempre lo malo de los demás como lo hacen los cangrejos. Definitivamente, debemos animarnos, apoyarnos, estimularnos, edificarnos y fortalecernos unos a los otros en un mismo sentir con el poder del Espíritu Santo para la gloria de Dios.

Dejemos de ser Cangrejos y pensemos en el bien de los demás, y no solo en nosotros mismos.

Oración

Gracias Padre amado por infundir aliento y perseverancia en cada uno de nosotros, ayúdanos hacer de bendición para los demás, a vivir juntos en armonía, unidos en amor, humildad, agradándonos para nuestro bien, animándonos, edificándonos y fortaleciéndonos unos a los otros, conforme a tu ejemplo en el nombre de Cristo Jesús, Amén.


Publicado por :
Etiquetas :

Entradas Relacionadas

Déjanos tu Comentario dando Clic en el Link Abajo de Facebook:

Facebook

No hay comentarios:

 
Uso de Cookies: Este portal, al igual que la mayoría de portales en Internet, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. clicking on more information
Inicio
Nosotros