Comunión con Jesucristo a Través del Estudio de la Palabra y la Oración

9/24/2021

Jesús Calma Nuestra Tormenta


Jesucristo, el Mesías y el Hijo de Dios nos Salva Ayudándonos en Medio de las  (Adversidades, Desastres, Problemas y Dificultades) (Marcos...

Jesucristo, el Mesías y el Hijo de Dios nos Salva Ayudándonos en Medio de las (Adversidades, Desastres, Problemas y Dificultades)

(Marcos 4:35-41; Lucas 8:22-25)

Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron. Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía. Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos! Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza. Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es este, que aun los vientos y el mar le obedecen?

Si, leyendo en el manual de instrucciones en Mateo 14:22 en adelante dice: un milagro grande que había hecho Jesús, multiplicación de panes y peces, dio a comer, dio alimento a personas que estaban necesitando ese milagro en su vida y dice que después, Jesús les ordena a sus discípulos que suban a la barca y que vayan a la otra orilla del lago.

También te puede interesar ver: Dios Tiene Preparado un Mañana Brillante

En este sentido, él les dice: yo me voy a quedar aquí a despedir a la gente y los voy a alcanzar más tarde, cuando toda la gente se había ido, Jesús sube solo a un lugar en el cerro o una montaña a orar y allí está orando hasta que anochece. Mientras tanto, los discípulos se habían ido en la barca y ya se había alejado bastante a la orilla, había pasado mucho tiempo, todavía estaba orando, hacía rato la barca iba mar adentro y navegaba contra el viento y las olas golpeaban con mucha fuerza.

Todavía estaba oscuro cuando Jesús se acerca, la barca iba caminando sobre el agua, los discípulos lo vieron, pero no le reconocieron, y llenos de miedo gritaron un fantasma, un fantasma y en seguida Jesús les dice: cálmense, soy yo, no tengan miedo.

Posteriormente Pedro le responde: Señor, si realmente eres tú, ordena que yo camine sobre el agua y vaya hasta donde tú estás. Enseguida Jesús le dijo ven de inmediato, pedro baja de la barca, camina sobre el agua y fue hacia Jesús. Pero cuando sintió la fuerza del viento, tuvo miedo, allí mismo empezó a hundirse y gritó ¡Señor, sálvame! Entonces Jesús extendió sus brazos, agarró a Pedro y le dijo: Pedro, tú confías muy poco en mí. ¿Por qué dudaste? En cuanto los dos subieron a la barca, el viento dejó de soplar, todo se calmó y todos los que estaban en la barca se arrodillaron ante Jesús y le dijeron: es verdad, tú eres el Hijo de Dios.

Así pues, que tremendo milagro, como los milagros de Jesús, como los milagros que él está haciendo en nuestra vida y como ese milagro que viene para tu vida. ¡Qué tremendo! Es asombrosamente, ver que Jesús viene caminando sobre el agua y que sus discípulos que están siendo adiestrados, enseñados por él, lo ven caminar... pero ver esto hace que me ponga a pensar un poco en esos discípulos que habían tenido un largo y fastidioso día de muchas cosas. Tal vez estaban agotados y Jesús los envía en la barca, allá al otro pueblo.

En consecuencia, esa noche estaba oscura, el viento sacudía las olas, dice ese texto y en la mitad de la noche ellos pensaron que estaban viendo un fantasma cuando Jesús venía caminando hacia ellos sobre el agua. Y Jesús ve que ellos están asustados y les dice: que tranquilos, que no se preocupen y los calma. Es decir, como quien dice tranquilo soy yo.

Por consiguiente, ¿esto que nos enseña?, que Dios tiene que sacar la tormenta de nosotros antes que él nos quite de la tormenta de la vida. Tal vez hoy tú estás recibiendo este devocional, para primero que él te saque de tu cabeza cualquier duda, te diga tranquilo, yo voy a ser algo. Hoy yo te digo tranquilo, tu tormenta puede ser muy grande, pero Jesús de Nazaret, a través de este devocional te está diciendo No te preocupes, algo va a suceder, él te está quitando primero, te está sacando de esa situación para que veas el poder de él en tu tormenta.

Pedro entonces tal vez se preguntó: bueno, si es él, yo confío mucho en él. Así que le dije: pues mándame que yo vaya contigo y Jesús no le dijo lo siento, Pedro, pero esto de caminar sobre el agua solo para mí, no, lo que hace Jesús es decirle ven, ven… una simple palabra, pero que tiene mucho poder. Entonces lo llama a hacer una cosa imposible, pero por fe se vuelve posible y esto hizo que la fe de Pedro fuera un montón, porque le creyó inmediatamente, no lo dudó y da el primer paso.

Por lo tanto, sale del bote en medio del viento, en medio de las olas y cuando lo hace, Pedro camina sobre el agua, porque la Biblia dice que él descendió. Pedro salió y caminó, anduvo sobre las aguas para ir a Jesús, pero dice que al ver el fuerte viento tuvo miedo, comenzó a hundirse y gritó diciendo: ¡Sálvame!

Pedro lo estaba haciendo bien, hasta que sacó los ojos de Jesús. Tal vez tú lo has hecho bien, pero dejaste de mirar a Jesús, lo hiciste bien un tiempo, pero no lo miraste más a él o tal vez nunca lo has mirado, y por eso tu barca se sacude tanto. Por eso tu situación es tan difícil, tal vez nunca alguien te ha dicho mira, únicamente a Jesús, pero hoy yo te lo digo en el nombre de él, míralo solo a él, pon tu mirada solamente en el Hijo de Dios.

No hay duda, que Pedro lo estaba haciendo, él hizo cosas imposibles con la ayuda de Dios, eso es lo que hizo, él mantuvo sus ojos en Jesús y caminó sobre el agua. Pero cuando miró alrededor, cuando miró para otro lado, cuando sintió el viento, cuando empezó a darle tiempo a los pensamientos, a lo que podían decir los demás; porque no sé qué hicieron los demás discípulos allí. Tal vez dijeron Pedro está loco u oye, te vas a hundir y entonces empezó a escuchar esas voces, tal vez.

No obstante, cuando miró alrededor del mundo, cuando empezó a escuchar eso, él comenzó a ver que la tormenta crecía y entonces empezó a derrotarlo la tormenta porque perdió la fe, porque perdió el foco, porque perdió el objetivo, él quitó la mirada en Jesús y comenzó a hundirse.

Hoy te digo, no te olvides de Jesús, porque él está justo ahí para ayudarte, para no dejarte hundir si mantienes los ojos en el Señor, vas a poder hacer cosas poderosas, porque por fe todo es posible y todo es para la honra y gloria de él.

Por otro lado, solamente Pedro pronuncia tal vez la oración más corta que yo haya conocido en la historia de la vida o la oración más corta que puede estar en la Biblia, esta de Pedro donde dice: Señor, sálvame. Sin duda alguna, todos necesitamos hacer esta oración, todos, inclusive el que te está hablando, necesitamos a Jesús para salvarnos y esa es la única esperanza que nosotros tenemos.

Esa es tu única esperanza, Jesús le dice a Pedro que no debió haber dudado, entonces le dice ¿Por qué dudaste? Y cuando regresan a la barca, todos a bordo adoran y reconocen que él es el Mesías, que él es el único, porque todo se calma cuando él ingresa a la barca.

Deja que Jesús entre a tu barca, permite que Jesús entre a tu hogar, entre en tu corazón, entre a tus circunstancias, cambie el pronóstico que tú tienes, porque la única esperanza que tú tienes verdaderamente y tuvieron que decir los discípulos Eres el Hijo de Dios.

Y hoy tú y yo décimos verdaderamente tú eres el único que puedes calmar la tormenta, tú eres el único que me vas a hacer caminar sobre esta circunstancia, tú eres el Rey de reyes y Señor de señores. Asimismo, siempre que hagamos algo con la ayuda de Dios, vamos a necesitar recordar, darle la gloria a él.

En resumen, los discípulos nos enseñan eso y la gloria sea siempre para Dios, porque a través de esta palabra, él te saca de esa barca, de tus problemas, de esa dificultad o a través de reconocerlo a él. En sí, vas a caminar por en medio de ese problema, vas a poder caminar, pero no dudes un momento. Finalmente, pon tu mirada en Jesús para que no te hundas de alguna circunstancia y de alguna manera él va a entrar a tu barca y todo se va a calmar.

Solo Jesucristo nos Salva y nos Ayuda en Medio de cualquier Circunstancia Difícil

Oración

Padre, gracias porque tu mirada es la que nos sostiene, estiro mi mano espiritualmente, estiramos nuestra mano y te decimos Señor, cogemos tu mano y no nos queremos soltar nunca más, porque contigo, Señor, podemos caminar en medio de cualquier dificultad. Oro para que Dios te bendiga, te prospere, aumente tu fe, te saque de tu problema y oro para que Dios sane tu enfermedad en el nombre poderoso de Jesús. Amén.

Escrito Por:

El Ministro, Soldado y Líder Siervo de Jesucristo: José Pineda

Blog: www.temasambientales.com

Correo: josepineda1803@gmail.com

WhatsApp: +58-04165594981

Iglesia Local:  Fraternidad Cristiana Maranata (FRACRIMAR) 

Carora-Torres-Lara-Venezuela


Publicado por :
Etiquetas :

Entradas Relacionadas

Déjanos tu Comentario dando Clic en el Link Abajo de Facebook:

Facebook

No hay comentarios:

 
Uso de Cookies: Este portal, al igual que la mayoría de portales en Internet, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. clicking on more information
Home
About