Comunión con Jesucristo a Través del Estudio de la Palabra y la Oración

9/10/2021

El Poder de la Palabra de Dios


Las Promesas de Dios nos dan Confianza, Esperanza, Consuelo, Paz y Vida en el nombre de Jesús Salmos 119:49-51 Acuérdate de la palabra da...

Las Promesas de Dios nos dan Confianza, Esperanza, Consuelo, Paz y Vida en el nombre de Jesús

Salmos 119:49-51

Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, en la cual me has hecho esperar. Ella es mi consuelo en mi aflicción. Porque tu dicho me ha vivificado.

Por medio del anterior salmo, comencemos a leerlo y hagamos una oración con el mismo, como una forma de declarar la palabra en nuestras vidas y apropiarnos de las promesas que hoy Dios no está dando.

También te puede interesar ver: Dejémonos Amar por Dios

En este sentido, debemos aprender a vivir o sentir la palabra, ya que las promesas de Dios nos dan esperanza y el mismo salmista dice: Tus promesas me dan esperanza; ¡no te olvides de ellas! Tus promesas me dan vida; me consuelan en mi dolor. Dios mío, yo nunca olvido tu palabra eterna, pues ella me da consuelo.

Así pues, Dios quiere darnos esperanza a través de su palabra, el desea que conozcamos sus promesas, que la confesemos y la declaremos con nuestra boca o la hagamos viva en nuestro ser, es decir, que la vivamos y nos sumerjamos en ella pidiéndole al Señor sabiduría y reclamemos cada una de sus promesas para darnos fe, seguridad, esperanza, consuelo, paz y vida en medio de cualquier circunstancia difícil.

Por consiguiente, en cualquier situación de nuestras vidas; siempre vamos a encontrar una promesa en la palabra de Dios y pudiéndose adaptar a nuestras necesidades como en el presente ejemplo de que: si nos sentimos sin fuerza, cansados o desanimados el nos dice en Isaías 40:29; Dios les da nuevas fuerzas a los débiles y cansados.

Definitivamente, todas las promesas de Dios son para nosotros para que las creamos, leamos y la declaremos para sentir no solo el respaldo de sus promesas, sino de aquel que dio la promesa que es el Dios Fiel Todopoderoso y el Eterno que nunca nos dejara ni nos desamparara por nada del mundo. Dios siempre cumple lo que ha prometido y él nos dice en Mateo 5:6, Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

En resumen, con cada una de sus promesas no solo vamos a encontrar fuerza confianza o seguridad, sino también hacernos decir como el salmista: acuérdate de la palabra dada a tu siervo, en la cual me has hecho esperar. Sigamos esperando en las promesas de nuestro Señor, ya que jamás vamos a aquedar defraudados porque su palabra permanece para siempre y la misma nos hace que estemos confiados, seguros y en paz en medio de las dificultades o angustias diarias. Es decir, la vida nos sorprende, pero la palabra de Dios también nos sorprende con diversas promesas ajustadas a esas sorpresas que nos da la vida y lleguemos a expresar:

con Dios las Sorpresas de la Vida no me Asustan y las Sorpresas de Dios me Asombran para tener Esperanza, Consuelo y Vida

Declaremos la Palabra de Dios y Hagámosla Vida en Nosotros para un Mejor Futuro

Escrito Por:

El Servidor, Ministro y Soldado de Jesucristo: José Pineda

Blog: www.temasambientales.com

Correo: josepineda1803@gmail.com

WhatsApp: +58-04165594981

Iglesia Local:  Fraternidad Cristiana Maranata (FRACRIMAR) 

Carora-Torres-Lara 


Publicado por :
Etiquetas :

Entradas Relacionadas

Déjanos tu Comentario dando Clic en el Link Abajo de Facebook:

Facebook

No hay comentarios:

 
Uso de Cookies: Este portal, al igual que la mayoría de portales en Internet, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. clicking on more information
Home
About