No más Excusas y Obedezcamos a Dios

No más Excusas y Obedezcamos a Dios
nomasexcusas


No más Excusas, Seamos Sincero con Nosotros Mismos y Obedezcamos a Dios Viviendo en Santidad

Génesis 3:9-10

Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? Y él respondió: OÍ tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí

El anterior pasaje en la palabra de Dios, nos enseña cuantos de nosotros muchas veces recurrimos a las excusas, sea que se nos haga tarda para llegar a un lugar, cuando debemos un dinero, ante una tarea o compromiso y haciendo que estas nos hagan pasar por mentirosos engañándonos nosotros mismos en primer lugar.

También te puede interesar ver: Dios Ve más Allá de lo que los Demás Pueden ver en Nosotros

En este sentido, las excusas son muy malas y vemos como adán no necesitaba poner una excusa para reconocer su desobediencia ante Dios, pero a veces mirar y señalar es más fácil; nosotros a diario hacemos lo mismo como adán de sacar excusas ante cosas que están mal hechas como un vicio, placeres, o postergar el buscar una relación íntima diaria con Dios a través de su palabra y la oración.

Por consiguiente, queremos poner muchas excusas para no querer hacer lo que Dios tiene para nosotros, esa bendición que esta escondida y que llegara en la medida que busquemos a Dios de verdad o de todo corazón. ¿Cuántas excusas más para hacer agradable delante de Dios? ¿Cuántas excusas más ante esos pecados que nos tienen condenados o esclavizados?

Definitivamente, es tiempo y momento que reconozcamos delante de nuestro Señor, esas debilidades que tenemos y pedirle perdón para hacer todo lo posible y hasta lo imposible para no fallarle o volver hacerlo de nuevo.

En resumen, dejemos toda excusa y acerquémonos al Padre con toda sinceridad de todo corazón, reconociendo nuestros errores, comprometiéndonos a no fallarle viviendo en obediencia, santidad, a no pecar más, a buscar su presencia y a que tengamos a un tiempo devocional diario o una relación intima con su Espíritu por medio de la meditación de su palabra y la oración.



Redes:

0 comments:

Publicar un comentario