Comunión con Jesucristo a Través del Estudio de la Palabra y la Oración

8/01/2021

Atentos para Escuchar la Voz del Señor


  ¡Estemos Muy Atento a la Voz del Señor para Obedecerle 1 Samuel 3: 10-11: Y vino Jehová y se paró, y llamo como las otras veces: ¡Sam...

 

¡Estemos Muy Atento a la Voz del Señor para Obedecerle


1 Samuel 3: 10-11:

Y vino Jehová y se paró, y llamo como las otras veces: ¡Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye. Y Jehová dijo a Samuel: he aquí hare yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán ambos oídos.

Genesis 22: 11

Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: heme aquí.

Hechos 9:4-5

y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿Por qué me persigues? y él dijo: ¿Quién eres Señor? y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.

Sin duda alguna, que Dios nos habla de diferentes formas y lo hace por diferentes medios o instrumentos para de alguna manera escuchemos su voz y estemos muy atento para responderle como él lo desea. Sin embargo, debemos mantener y cultivar una relación íntima o de amistad con Dios y su espíritu a través de la oración y su palabra donde nos habla como un Padre bueno que desea lo mejor para sus hijos, dando su manual de instrucción para llevar una vida de bendición dentro de su voluntad y promesas.

También te puede Interesar ver: Todo lo Podemos en el Nombre de Jesús

En este sentido, cada vez que vayamos a entrar en comunión, en su presencia y al escuchar su palabra, debemos clamar: ¡háblame Señor que aquí está tu siervo para escucharte y obedecer tu palabra digna de confianza!

Así pues, la dulce voz de Dios se hace oír por medio de sus servidores, ángeles, un predicador o pastor, evangelizador, profeta, maestro, un hermano, un amigo, las dosis diarias, una canción, cualquier otras personas y otros medios que él requiera necesario para que escuchemos su voz única que llena nuestra vida de gozo, paz, consuelo, fuerza y bendición.

Definitivamente, Dios nos habla para que sin demora alguna le respondamos como Abraham o Samuel: ¡Háblame Señor, heme aquí que tu siervo escucha! Lucas 11:28 Dichosos más bien contesto Jesús los que oyen la palabra de Dios y la obedecen.

Oración

Gracias Padre, por hablarnos por diversos medios o instrumentos, ayúdanos a estar atento a tu voz cultivando nuestra comunión diaria con tu Santo Espíritu y tu palabra. Háblanos que como siervos tuyos estamos dispuestos a obedecer tu voluntad en el nombre de Jesús, amen.

Escrito Por:

El Servidor, Ministro y Soldado de Jesucristo: José Pineda

Iglesia Local:  Fraternidad Cristiana Maranata (FRACRIMAR) 

Carora-Torres-Lara


Publicado por :
Etiquetas :

Entradas Relacionadas

Déjanos tu Comentario dando Clic en el Link Abajo de Facebook:

Facebook

No hay comentarios:

 
Uso de Cookies: Este portal, al igual que la mayoría de portales en Internet, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. clicking on more information
Home
About