¿Cuál es el papel de la juventud en la Iglesia?

¿Cuál es el papel de la juventud en la Iglesia?

¿Cuál es el papel de la juventud en la Iglesia?


¿Cuál es el papel de la juventud en la Iglesia?


La Iglesia es una institución importante en la sociedad, y la juventud juega un papel vital dentro de ella. Como futuro de la Iglesia, los jóvenes tienen la tarea de llevar a cabo su misión y ayudarla a crecer. Sin embargo, esto puede ser un desafío, ya que los jóvenes a menudo enfrentan presiones para adaptarse al mundo que los rodea. Pero si se mantienen cerca del evangelio y sirven a los demás, los jóvenes pueden superar estos desafíos y cumplir su función en la Iglesia.


El papel de la juventud en la Iglesia

La importancia de la juventud en la Iglesia

La Iglesia otorga una gran importancia a la juventud y su papel en la promoción del evangelio. Sin la energía y el celo de la juventud, la Iglesia pronto se estancaría. El Señor mismo dijo: “Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos” (Mateo 19:14). En otras palabras, incluso Jesús valoró a los niños y enseñó que tenían un lugar importante en su ministerio.

El Libro de Mormón es otro testamento de Cristo que también enfatiza el papel vital que juegan los jóvenes en el reino de Dios. En el libro, Alma enseña que es “mejor que [a los niños] se les enseñe [los] caminos de la rectitud que se les enseñe [los] caminos del pecado y la transgresión” (Alma 56:47). De esta escritura, aprendemos que es mejor que a los niños se les enseñe la rectitud desde una edad temprana para que puedan crecer y convertirse en adultos justos que contribuyan a la sociedad de manera positiva.

En nuestros días modernos, el élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles, ha dicho: “La nueva generación se convertirá en los líderes de nuestra nación a través de su poder de voto y su ejemplo como ciudadanos... Debemos hacer todo lo posible para ayudarlos a estar informados. Ciudadanos que ejerzan sus derechos con responsabilidad” (“Responsabilidad cívica”, Conferencia General, octubre de 1998).

 Entonces, los jóvenes no solo son importantes para la Iglesia, sino que también desempeñarán un papel importante en la formación de la sociedad en su conjunto. Por lo tanto, es esencial que les demos todas las oportunidades para tener éxito tanto espiritual como temporalmente.

La contribución de la juventud en la Iglesia

Si bien es cierto que los jóvenes tienen mucho que ofrecer a la Iglesia y a la sociedad, no pueden hacerlo solos: necesitan la guía y el apoyo de adultos solidarios. En La familia: una proclamación para el mundo, aprendemos que los padres tienen el deber sagrado de criar a sus hijos “en amor y rectitud… enseñándoles… a amarse unos a otros… y preparándolos para una edad adulta responsable” (énfasis añadido). Cuando los padres toman un papel activo en la vida de sus hijos y los ayudan a desarrollar un carácter moral fuerte, esos niños crecerán para ser ciudadanos productivos que harán contribuciones positivas a sus familias y comunidades.

La Iglesia misma también juega un papel vital en ayudar a los jóvenes a alcanzar su máximo potencial. A través de programas como seminario e instituto, los jóvenes tienen la oportunidad de aprender más sobre el evangelio en un nivel más profundo para que puedan aplicar sus enseñanzas en sus propias vidas.

 También se les anima a servir a los demás a través de proyectos de servicio y obra misional, experiencias que les ayudan a desarrollar habilidades de liderazgo que los beneficiarán a lo largo de sus vidas. Además, al participar en actividades como estas, los jóvenes obtienen un mayor sentido de pertenencia dentro de la comunidad de la Iglesia, un sentimiento que les da fuerza en tiempos difíciles o cuando enfrentan pruebas o tentaciones.


Los desafíos de los jóvenes en la Iglesia

La presión de adaptarse al mundo

Uno de los principales desafíos que enfrentan los jóvenes en la Iglesia es la presión de adaptarse al mundo. Esto puede ser algo difícil de hacer porque puede ser difícil encontrar un equilibrio entre ser fiel a uno mismo y ajustarse a las expectativas de la sociedad. Hay muchas tentaciones en el mundo que nos pueden desviar, pero si nos mantenemos cerca del evangelio y de nuestro Padre Celestial, podremos vencerlas.

El desafío de vivir a la altura de las normas de la Iglesia

Otro desafío al que se enfrentan los jóvenes es vivir de acuerdo con las altas normas de la Iglesia. Se espera que seamos moralmente limpios y dignos de tener una recomendación para el templo, pero a veces puede ser difícil cumplir con estas normas. Sin embargo, si recordamos por qué hemos elegido seguir a Jesucristo y sus enseñanzas, podremos superar cualquier obstáculo que se nos presente.


 Cómo los jóvenes pueden superar estos desafíos

Permanecer cerca del evangelio

La mejor manera para que los jóvenes superen los desafíos que enfrentan en la Iglesia es permanecer cerca del evangelio. El evangelio proporciona un fundamento de verdad que puede ayudar a los jóvenes a atravesar tiempos difíciles. Además, al estudiar y vivir el evangelio, los jóvenes pueden desarrollar un fuerte testimonio de su veracidad que los anclará durante los períodos de duda o prueba.

Servir a los demás

Otra forma en que los jóvenes pueden superar los desafíos en la Iglesia es sirviendo a los demás. Cuando los jóvenes se enfocan en servir a sus semejantes, pueden ver más allá de sus propios problemas y obtener una perspectiva más amplia. Además, el servicio ayuda a desarrollar corazones humildes y un amor como el de Cristo, dos atributos que son esenciales para la felicidad tanto en esta vida como en la eternidad.


Conclusión

El papel de los jóvenes en la Iglesia es esencial. Ellos son el futuro de la Iglesia y tienen mucho que ofrecer. Sin embargo, también enfrentan muchos desafíos. La presión de adaptarse al mundo y estar a la altura de las normas de la Iglesia puede ser difícil. Pero al permanecer cerca del evangelio y servir a los demás, los jóvenes pueden superar estos desafíos y marcar la diferencia en la Iglesia. 



Redes:

0 comments:

Publicar un comentario