Comunión con Jesucristo a Través del Estudio de la Palabra y la Oración

10/15/2021

El Propósito de Dios en Nuestras Vidas


Dios Tiene un Propósito Trazado en Nuestras Vidas para Alabanza de su Gloria en el Nombre de Cristo Jesús Efesios 2:10 Porque somos hec...

Dios Tiene un Propósito Trazado en Nuestras Vidas para Alabanza de su Gloria en el Nombre de Cristo Jesús

Efesios 2:10

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Jeremías 1:5

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifique, te di por profeta a las naciones.

1 Pedro 4:10

Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

2 Timoteo 1:9

Pues Dios nos salvó y nos llamó a una vida santa, no por nuestras propias obras, sino por su propia determinación y gracia. Nos concedió este favor en Cristo Jesús antes del comienzo del tiempo.

Juan 15:16

No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre.

1 Pedro 2:21

Para esto fueron llamados, porque Cristo sufrió por ustedes, dándoles ejemplo para que sigan sus pasos.

Dios Tiene un Plan para Tú Vida

Jeremías 29:11

En nuestro caminar encontraremos personas que piensan o se quejan por todo negativamente de la vida, expresando que son un accidente, una casualidad, no deseados, no sirven para nada y que vivir para ellos no tiene ningún propósito.

También te puede interesar ver: Proyecto de Vida con Propósito

En este sentido, Dios no has creado, formado y elegido a todos con un propósito divino; como es el de servirle y al mismo tiempo para nuestro prójimo. Es decir, la palabra de Dios nos dice que él nos creó para buenas obras y las cuales las ha preparado desde mucho tiempo antes para que andemos en ellas.

Así pues, no nacimos para que ocupemos simplemente un lugar o seamos una persona común y corriente como los que no tienen ninguna esperanza o propósito de vida, que solo están para consumir, destruir los recursos de la tierra y morir; sino que fuimos diseñados, formados y puesto para que marquemos una diferencia en todo lo que hagamos, para añadir vida a esta tierra en la que Dios nos trajo y no para que la destruyamos.

Por consiguiente, Jehová es nuestro creador, formador y el que nos redimió poniéndonos nombre y del solo somos. El propósito de Dios para nuestras vidas es que valoremos todo lo que él nos ha entregado, que le sirvamos por medio del amor o entrega en el servicio a nuestro prójimo, pongamos nuestros talentos o dones al servicio de los demás para su gloria y para demos frutos que perduren.

Definitivamente, el Dios fiel nos ha llamado para utilizarnos como instrumentos escogidos para que tengamos parte en la gloria de nuestro Señor Jesucristo, para que le sirvamos proclamando sus obras maravillosas, para que anunciemos el evangelio de la reconciliación por todas las naciones, hagamos discípulos y a tener comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor

Asimismo, a una sola esperanza siguiendo el ejemplo de Cristo Jesús, para que vivamos en santidad en todo lo que hagamos, para bendecir, edificar, plantar, heredar una bendición, para que hagamos el bien, vivamos con justicia y para que cuidemos el medio ambiente como el entorno que nos rodea.

En sí, Dios nos creó para una vida con propósito, para una vida con futuro, para una vida llena de bendición, para una vida llena de frutos, para una vida resplandeciendo con su gracia, para una vida con un plan y una asignación de contarles a todos lo que él ha hecho con nosotros, lo que somos ahora por su gracia, que no desmayemos y sigamos avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios nos ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.

En conclusión, somos creación de Dios, por nuestra unión con Jesucristo nos creó para que vivamos haciendo el bien, lo cual ya había planeado desde antes. Él nos eligió antes de que naciéramos, nos apartó para que hablemos en su nombre a todas las naciones del mundo, para que seamos como las ramas siempre dando mucho fruto, que nos amemos unos a otros, usemos bien la capacidad especial que hemos recibido de él al servicio de los demás. Finalmente, Dios nos salvó eligiéndonos para que seamos su pueblo santo, sin hacer nada para merecernos, sino que por su gran amor así lo planeo desde antes de crear todo, desde entonces pertenecemos a Cristo Jesús y para que sigamos su ejemplo soportando todo por amor con paciencia. 

Dios Cumplirá su Propósito en cada uno de Nosotros

Salmos 138:8

Publicado por :
Etiquetas :

Entradas Relacionadas

Déjanos tu Comentario dando Clic en el Link Abajo de Facebook:

Facebook

No hay comentarios:

 
Uso de Cookies: Este portal, al igual que la mayoría de portales en Internet, usa cookies para mejorar la experiencia del usuario. clicking on more information
Home
About