¿Conoces las funciones del Espíritu Santo?

¿Conoces las funciones del Espíritu Santo?
Las Tres Funciones del Espíritu Santo


¿Conoces las funciones del Espíritu Santo?


¿Conoces las funciones del Espíritu Santo? El Espíritu Santo es una parte misteriosa pero vital de la Trinidad. En esta publicación de blog, exploraremos las tres funciones principales del Espíritu Santo y los siete dones que otorga a los creyentes. También veremos el fruto del Espíritu y cómo se manifiesta en nuestras vidas.


Las Tres Funciones del Espíritu Santo

La Obra del Espíritu Santo en la Creación

La obra del Espíritu Santo es evidente en la creación del universo. El Espíritu estuvo involucrado en el acto mismo de la creación, como nos dice Génesis 1:2: "La tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas cubrían la faz del abismo. Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz del abismo. aguas". 

El Espíritu Santo también estuvo presente en el bautismo de Jesús, como vemos en Mateo 3:16-17, "Y cuando Jesús fue bautizado, en seguida subió del agua, y he aquí, los cielos le fueron abiertos, y vio el Espíritu de Dios descendía como paloma y se posaba sobre él; y he aquí, una voz del cielo decía: 'Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia'".

La Obra del Espíritu Santo en la Redención

La obra de redención es otra área donde vemos la poderosa obra del Espíritu Santo. En Hechos 2:38, Pedro predicó que el arrepentimiento y el perdón de los pecados estarían disponibles para todos los que creen en Jesucristo. Continuó diciendo que esta promesa era para todos, judíos y gentiles por igual, "porque" (o porque) "el don del Espíritu Santo ha sido derramado sobre nosotros abundantemente por medio de Jesucristo nuestro Salvador". Así que está claro que es por el poder de el Espíritu Santo el don de la salvación se extiende a todas las personas.

La Obra del Espíritu Santo en la santificación

Además de su obra de creación y redención, el Espíritu Santo también juega un papel importante en la santificación, el proceso por el cual los creyentes son apartados para el uso de Dios y llegan a ser más como Cristo. Este trabajo comienza en la conversión cuando somos salvos por gracia por medio de la fe (Efesios 2:8-9). 

En ese momento somos sellados con el espíritu de la promesa (Efesios 1:13-14), que garantiza nuestra herencia futura (Efesios 4:30). El Espíritu Santo entonces comienza a llenarnos (Efesios 5:18), dándonos poder para las buenas obras que Dios ha preparado para nosotros (Efesios 2:10).


Los Siete Dones del Espíritu Santo

El Don de la Sabiduría

El don de sabiduría es la habilidad especial que Dios da a ciertas personas para ver la vida y los acontecimientos desde Su perspectiva y conocer Su voluntad. No es un conocimiento intelectual, sino más bien una percepción sobrenatural de las realidades espirituales. La persona sabia no es necesariamente la que tiene más títulos o la que mejor puede citar las Escrituras, sino la que ha recibido esta revelación especial de Dios.

El Don del Entendimiento

El don de entendimiento es también una habilidad sobrenatural que nos permite ver las cosas desde la perspectiva de Dios. Es diferente de la sabiduría en que nos da una comprensión más profunda de lo que ya sabemos. Es como ver las cosas a través de los ojos de Dios y entenderlas de una manera nueva.E

l don de consejo

El don de consejo es similar a la sabiduría y la comprensión, pero también incluye la capacidad de aconsejar a otros sobre lo que deben hacer en situaciones específicas. Este don es usado a menudo por pastores, maestros y otros líderes cristianos para ayudar a otros a tomar buenas decisiones basadas en la voluntad de Dios para sus vidas.

El Don de la Fortaleza

La fortaleza es la virtud que nos permite perseverar en hacer el bien, incluso cuando es difícil o se opone a los demás. A veces se le llama coraje, y es uno de los siete dones del Espíritu Santo enumerados en Romanos 12:3-8 (NVI).

El don del conocimiento 

El conocimiento es la virtud que nos permite conocer con certeza a Dios y su voluntad para nuestra vida. Incluye tanto una comprensión intelectual de la teología como una relación personal con Dios mismo. Este don es necesario para todos los cristianos, pero especialmente para aquellos en posiciones de liderazgo.


El fruto del Espíritu

Amor

El fruto del Espíritu es el amor. El amor es paciente, el amor es amable. No tiene envidia, no se jacta, no es orgulloso. No deshonra a los demás, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no lleva registro de los errores. El amor no se deleita en el mal sino que se regocija con la verdad. Siempre protege, siempre confía, siempre espera, siempre persevera (1 Corintios 13:4-7).

El amor es el primer y más importante fruto del Espíritu porque sin amor no podemos verdaderamente tener ninguno de los otros frutos. Todos los demás frutos brotan de un corazón lleno de amor. Cuando nuestros corazones están llenos del amor de Dios, naturalmente expresamos ese amor en todo tipo de formas: a través del gozo, la paz, la paciencia, la amabilidad, la bondad, la fidelidad, la mansedumbre y el dominio propio (Gálatas 5:22-23).

Alegría

La alegría es otro fruto del Espíritu que brota de un corazón lleno del amor de Dios. Cuando estamos llenos del amor de Dios, ¡no podemos evitar estar llenos de alegría también! Este gozo no se basa en nuestras circunstancias o lo que sucede a nuestro alrededor, es una felicidad interior profunda que proviene de conocer a Dios y estar cerca de él.

Paz

La paz es otro fruto del Espíritu que viene de tener un corazón lleno del amor de Dios. Cuando sabemos que Dios nos ama y nos ha perdonado a través de Jesucristo, podemos tener paz interior sin importar lo que esté pasando en nuestras vidas o en el mundo que nos rodea (Juan 14:27; Filipenses 4:7).

Paciencia

La paciencia es otro fruto del Espíritu que resulta de tener un corazón lleno del amor de Dios. Cuando sabemos que Dios nos ama y tiene un plan para nuestras vidas, podemos ser pacientes incluso cuando las cosas son difíciles o no parecen salir como queremos (Salmo 37:7; Romanos 8:25).

Amabilidad

La bondad es otra expresión más del amor que llena nuestros corazones cuando conocemos a Cristo. Cuando nuestros corazones están llenos de su amor, naturalmente mostramos bondad a los demás, tanto en formas grandes como pequeñas (Efesios 4:32; Colosenses 3:12).


Conclusión

Las Tres Funciones del Espíritu Santo son: La Obra del Espíritu Santo en la Creación, La Obra del Espíritu Santo en la Redención, y La Obra del Espíritu Santo en la Santificación.

Los Siete Dones del Espíritu Santo son: El Don de la Sabiduría, El Don del Entendimiento, El Don del Consejo, El Don de la Fortaleza, El Don del Conocimiento.

El Fruto del Espíritu es: Amor, Alegría, Paz, Paciencia, Bondad.



Redes:

0 comments:

Publicar un comentario