¿Qué dice la Biblia sobre el Espíritu Santo?

¿Qué dice la Biblia sobre el Espíritu Santo?

¿Qué dice la Biblia acerca del Espíritu Santo?

¿Qué dice la Biblia acerca del Espíritu Santo?


La Biblia es clara en que el Espíritu Santo es una persona divina. Él es completamente Dios, co-igual con el Padre y el Hijo. El Espíritu Santo siempre ha existido, desde la eternidad pasada. No es un ser creado. El Espíritu Santo estuvo activo tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento, vemos al Espíritu Santo como el Espíritu de Dios, moviéndose sobre la faz de la tierra (Génesis 1:2). En el Nuevo Testamento, lo vemos como el Espíritu de Cristo (Juan 15:26). La obra del Espíritu Santo es glorificar a Jesucristo (Juan 16:14).


El Espíritu Santo en el Antiguo Testamento

El Espíritu Santo como el Espíritu de Dios

El Espíritu Santo se menciona por primera vez en el Antiguo Testamento en Génesis 1:2. Aquí, el Espíritu se describe como "sobrevolando" las aguas de la creación. Esta imagen del Espíritu como ser divino que está presente al comienzo de la creación se repite a lo largo del Antiguo Testamento.

En el libro del Éxodo, el Espíritu Santo se menciona nuevamente en relación con el poder creativo de Dios. En Éxodo 31:3, leemos que Dios "llenó a Bezalel ya Aholiab del Espíritu de Dios, dándoles destreza, habilidad y conocimiento en toda clase de oficios". Aquí vemos que es a través del Espíritu Santo que a los seres humanos se les da la habilidad de crear cosas que reflejen la belleza y la gloria de Dios.

También se habla del Espíritu Santo en relación con la profecía y la inspiración. En Números 11:29, leemos que "el espíritu del Señor le dio poder [a Moisés] de sabiduría e inteligencia". Y en Isaías 61:1, vemos que es a través de la unción del Espíritu Santo que los profetas son llamados y equipados para hablar por Dios.

El Espíritu Santo como Persona Divina

Si bien el Antiguo Testamento no nos da una teología detallada de quién o qué es el Espíritu Santo, hay varios pasajes que indican que el Espíritu es una persona divina. En Génesis 6:3, leemos que "Jehová dijo: 'Mi espíritu no contenderá para siempre con el hombre'". 

Aquí, es claro que las Escrituras consideran al espíritu como algo distinto de los seres humanos. De manera similar, en el Salmo 51:11, David ora para que Dios "no me rechace ni quite de mí tu santo espíritu". Una vez más, vemos aquí que la Escritura considera al Espíritu Santo como un ser personal que puede estar presente o ausente de nuestras vidas.

La obra del Espíritu Santo se refiere al dramatismo del Antiguo Testamento

Si bien hay muchas referencias al espíritu aullante en el antiguo testamento, no existe una etología comprensiva del trabajo del espíritu. Sin embargo, hay varios temas clave que emergen de estas referencias. 

En primer lugar, el espíritu santo está estrechamente asociado con el poder creativo de Dios. .como se ve en génesis 1 2un éxodo 31 3dios usa su espíritu para llenar a los seres humanos con la habilidad de crear cosas de belleza y gloria .

Segundo solo el espíritu santo es a menudo mencionado en conjunción con profecía e inspiración en número 11:29 somos que el espíritu del señor está empoderando con sabiduría.


El Espíritu Santo en el Nuevo Testamento

El Espíritu Santo como el Espíritu de Cristo

El Nuevo Testamento enseña que el Espíritu Santo es el espíritu de Cristo (Romanos 8:9-11; 1 Corintios 12:3; Gálatas 4:6). Esto significa que el Espíritu Santo es como Cristo en su carácter y obra. El Espíritu Santo tiene el mismo amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y templanza que Cristo (Gálatas 5:22-23). Además, el Espíritu Santo tiene la mente de Cristo (1 Corintios 2:16) y habla solo lo que oye del Padre (Juan 16:13-15).

La obra del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento es glorificar a Cristo (Juan 16:14). Lo hace testificando acerca de Cristo (Juan 15:26), convenciendo a las personas de su necesidad de Cristo (Juan 16:8) y atrayendo a las personas a Cristo (Juan 6:44). 

El Espíritu Santo también ayuda a los creyentes a crecer en su relación con Cristo enseñándoles acerca de Él (Juan 14:26; 1 Juan 2:27), guiándolos a toda la verdad (Juan 16:13) y dándoles poder para vivir para Él (Hechos 1:8; Romanos 8:9-11).


Conclusión

El Espíritu Santo es una parte importante tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento, el Espíritu Santo es conocido como el Espíritu de Dios y es una persona divina. La obra del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento es brindar guía y dirección al pueblo de Dios. En el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo es conocido como el Espíritu de Cristo y nuevamente es una persona divina. La obra del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento es brindar consuelo, fortaleza y esperanza a los cristianos.



Redes:

0 comments:

Publicar un comentario