Cómo ponerse la Armadura de Dios

Cómo ponerse la Armadura de Dios

Cómo ponerse la Armadura de Dios


La Armadura de Dios y cómo Ponerla


La Biblia nos dice que nos pongamos la armadura de Dios para protegernos de los ataques espirituales de Satanás y sus demonios. Pero, ¿Qué es esta armadura y cómo nos la ponemos? En esta publicación de blog, echaremos un vistazo a cada pieza de la armadura de Dios y veremos cómo puede ayudarnos en nuestra batalla espiritual contra el mal.

¿Qué es la Armadura de Dios?

¿De qué nos protege?

La Armadura de Dios es una metáfora de las herramientas espirituales que necesitamos para protegernos de los ataques de Satanás. Estos ataques pueden tomar muchas formas, incluyendo la tentación, la duda, el miedo y el desánimo.

¿Cómo lo ponemos?

Nos ponemos la Armadura de Dios usando nuestra fe para resistir los ataques de Satanás. Esta fe es como un escudo que nos protege de las flechas encendidas de Satanás (Efesios 6:16). También usamos la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios, para derrotar las mentiras de Satanás (Efesios 6:17).

El cinturón de la verdad

¿Cómo nos protege la verdad?
El cinturón de la verdad es una de las piezas de armadura más importantes que podemos ponernos. Es la base para el resto de la armadura y es lo que nos ayuda a mantenernos firmes en nuestra fe. El cinturón de la verdad se compone de dos partes: las verdades que conocemos acerca de Dios y las verdades que conocemos acerca de nosotros mismos.

La primera parte, las verdades acerca de Dios, son cosas como Su amor por nosotros, Su perdón y Su promesa de estar siempre con nosotros. Estas son las cosas a las que nos aferramos cuando la vida se pone difícil y nos ayudan a recordar quién es Dios y lo que ha hecho por nosotros.

La segunda parte, las verdades sobre nosotros mismos, son igualmente importantes. Incluyen cosas como saber que somos pecadores y que necesitamos a Jesús para salvarnos. Estas verdades nos ayudan a permanecer humildes y a depender de Dios para nuestra fortaleza.

Ponerse el cinturón de la verdad significa que tenemos la intención de buscar estas verdades y aferrarnos a ellas con fuerza. Significa estudiar las Escrituras para que podamos conocer mejor a Dios, y significa ser honestos con nosotros mismos acerca de nuestras debilidades para que podamos entregárselas a Él.

Cuando hagamos esto, estaremos equipados para manejar cualquier cosa que se nos presente porque tendremos un fundamento de verdad sobre el cual apoyarnos.

La coraza de justicia

¿Cómo nos protege la justicia?
La coraza de justicia es una pieza de armadura que cubre el pecho y protege al que la lleva del daño físico. Así como una coraza física protege al cuerpo de lesiones, así la coraza de justicia protege al alma del mal.

La coraza de justicia consta de dos partes: justicia y misericordia. La justicia es la cualidad de ser justo y honesto. La misericordia es la compasión o el perdón que se muestra hacia alguien que podría ser tratado con dureza. Juntas, estas dos cualidades forman la coraza de justicia.

Cuando nos ponemos la coraza de justicia, estamos protegidos del mal porque estamos viviendo de acuerdo con lo que es correcto y justo. Esto no significa que nunca experimentaremos dificultades o dificultades, pero sí significa que podemos enfrentar estas cosas con confianza sabiendo que estamos haciendo lo correcto. 

Además, cuando usamos la coraza de rectitud, las personas nos verán justos y justos, lo que puede ayudar a prevenir conflictos incluso antes de que comiencen.

El Calzado de la Paz

¿Cómo nos protege la paz?
La paz es el estado de estar libre de violencia, conflicto o perturbación dentro de uno mismo o en el entorno (Dictionary.com, n.d.). En otras palabras, es la ausencia de emociones o pensamientos negativos como la ira, el odio, el miedo y la ansiedad. 

A nivel personal, la paz es un sentimiento de calma y tranquilidad; en una escala mayor, se refiere a la armonía global entre las naciones (WhatIsPeace.org, n.d.).

Hay muchos beneficios de tener paz en la vida. Por ejemplo, los estudios han demostrado que las personas que se perciben a sí mismas en paz con el mundo que las rodea tienen más probabilidades de ser felices y tener una mejor salud mental y física en general que aquellas que no lo hacen (Huffington Post, 2013). 

Al mismo tiempo, las personas que viven en entornos pacíficos tienden a vivir más tiempo y tienen niveles más bajos de hormonas del estrés en sus cuerpos que aquellos que no lo hacen (Mayo Clinic, 2014). 

Finalmente, cuando hay paz a escala global, permite que los países se centren en el desarrollo económico y social en lugar de gastar recursos valiosos en defensa y conflicto militar (UNESCO, 

La paz nos protege de muchas maneras, tanto física como emocionalmente. Físicamente hablando, vivir en un ambiente pacífico puede ayudar a reducir nuestro riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas y cáncer (Mayo Clinic 2014). 

Emocionalmente, experimentar la paz interior puede conducir a un aumento de los sentimientos de felicidad y bienestar al mismo tiempo que reduce los niveles de estrés (Huffington Post 2013). Además, la paz exterior ayuda a crear una sensación general de seguridad en el mundo que puede conducir a una disminución de la ansiedad y el temor (WhatIsPeace.org n.d.).

El escudo de la fe

El diccionario define la fe como "una creencia en la existencia de un ser supremo y en las verdades reveladas de este ser". En otras palabras, la fe es creer en algo sin tener pruebas concretas de que existe. Cuando tenemos fe, estamos poniendo nuestra confianza en algo o alguien fuera de nosotros.

¿Cómo nos protege la fe?

La fe nos protege de la duda y el miedo. Cuando tenemos fe, no tenemos miedo de correr riesgos o salir de nuestra zona de confort porque sabemos que Dios está con nosotros y nos ayudará en cualquier situación en la que nos encontremos. La fe también nos permite ver lo bueno en las personas. y situaciones incluso cuando parece que no las hay. Esta perspectiva positiva puede conducir a mejores relaciones y una mejor salud mental y física.

El Casco de la Salvación

¿Cómo nos protege la salvación?
La salvación es el acto de ser salvado de algo, generalmente de un peligro o daño. En un sentido espiritual, significa ser salvo del pecado y sus consecuencias. La salvación es posible gracias al sacrificio de Jesucristo, quien murió en nuestro lugar para recibir el castigo por nuestros pecados.

Cuando nos ponemos el yelmo de la salvación, estamos protegidos del peligro espiritual del pecado. Esto no significa que nunca volveremos a pecar, pero sí significa que somos perdonados y tenemos una nueva vida en Cristo. También estamos protegidos de los ataques del enemigo contra nuestra mente y emociones. Cuando sabemos que somos perdonados y amados por Dios, podemos resistir las mentiras de Satanás y encontrar fortaleza en la verdad de Dios.

La Espada del Espíritu


En el cristianismo, el Espíritu Santo es uno de los tres aspectos de Dios; es la parte de Dios que reside dentro de los cristianos y les permite tener comunión con Él. La Espada del Espíritu, entonces, es una metáfora del poder del Espíritu Santo obrando a través de los cristianos.

¿Cómo nos protege el Espíritu?

El Espíritu Santo nos protege del mal dándonos fuerza para resistir la tentación y guiándonos en nuestras decisiones. Además, el Espíritu Santo intercede por nosotros cuando oramos, haciendo que nuestras oraciones sean más efectivas.

Conclusión

La Armadura de Dios nos protege de los ataques espirituales de Satanás y sus demonios. Está compuesto por siete piezas, cada una de las cuales tiene un propósito específico. 
El cinturón de la verdad nos protege del engaño, la coraza de la justicia nos protege de la condenación, el calzado de la paz nos protege de la ansiedad, el escudo de la fe nos protege de la duda, el yelmo de la salvación nos protege del desaliento, y la espada de la El Espíritu nos protege de la tentación. 

Cuando nos ponemos la Armadura de Dios, estamos protegidos de todos estos ataques.


Redes:

0 comments:

Publicar un comentario