Sin el Amor de Dios Nada Somos

Sin el Amor de Dios Nada Somos
sin el amor de Dios nada somos


Más Allá de Todo Entendimiento o Deseo, Prefiramos el Amor que Junto con él viene la Felicidad, Abundancia, Éxito y Todo lo Demás

 

Primeramente, el Amor que sin Él No Somos Nada

1 Corintios 13

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

Colosenses 3:14

Y, por encima de todo, practiquen el amor, que todo lo vuelve perfecto.


Si no Tenemos Amor Nada Somos

Nuestro Padre celestial nos demostró su gran amor al darnos a su único Hijo, (Juan 3:16) para que por medio de él si ejercemos fe o creemos sin dudar que Jesucristo murió para que no nos perdamos, viviremos, tendremos salvación y vida eterna en su poderoso nombre.

Así pues, este es el verdadero y mayor amor, (Juan 15:13) que él dio su vida por todos nosotros aun siendo pecadores sin merecer esa dádiva de Dios, para que seamos salvos por medio de la fe en Cristo Jesús; como ese gran y único amigo que no se negó a morir para que el mundo creyendo en él obtenga la salvación.

En este sentido, así como él nos ha amado y demostrado ese amor no solo de palabra, sino con hechos; nos ha dicho que si guardamos sus mandamientos permanecemos en ese amor, que nos amemos unos a otros como él nos ha amado y somos sus amigos si hacemos u obedecemos lo que nos ha mandado.


Primero el Amor y con el Viene Todo lo Demás

Por lo tanto, lo que más desea nuestro Padre Amado de nosotros sus hijos, es que vayamos y llevemos ese gran fruto del Espíritu Santo como lo es el Amor; que es la mayor virtud y el mejor vínculo perfecto que nunca dejará de ser y permanecerá por siempre. Es decir, ante cualquier otra cosa que deseemos; prefiramos primeramente para invitar al amor a que entre a nuestra casa, ya que el amor a donde quiera que vaya…el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la esperanza, la mansedumbre, la templanza, la abundancia y el éxito irán siguiendo al amor.

Definitivamente, la expresión más grande de amor es Dios y sin este amor en nuestras vidas no somos nadie. Si no tenemos amor, de nada nos sirve lo siguiente: (que hablemos  todos los idiomas del mundo o hasta el de los ángeles, ya que seremos como un pedazo de metal ruidoso, o como una campana desafinada, que hablemos de parte de Dios, que conozcamos  sus planes secretos, que nuestra confianza en él haga mover montañas, que le demos a los pobres todo lo que tengamos y de nada nos sirve dedicarnos en cuerpo y alma a ayudar a los demás si no tenemos amor).

En resumen, el verdadero amor nos lleva a lo siguiente: (que tengamos paciencia en todo, seamos amables, no tengamos envidia, no nos creamos más que nadie, no seamos orgullosos, ni groseros, ni egoísta, no nos enojemos por cualquier cosa, no pasemos la vida recordando lo malo que otros nos han hecho, no aplaudamos a los malvados sino a los que hablan con la verdad, a que aguantemos todo, creamos todo, esperemos todo y soportemos todo).

Ante Cualquier otra Cosa...Prefiramos él Vinculó Perfecto del Amor, ya que sin él no Somos Nada


Redes:

0 comments:

Publicar un comentario